Savasana. La Postura del Cadáver ¿Por qué es tan Importante ?

En el yoga, cada postura o asana tiene un propósito específico y un beneficio asociado. Uno de los asanas a menudos más subestimados es el savasana o la «postura del cadáver» de la cuál hablaremos en profundidad en este artículo.

La palabra «savasana» viene del sánscrito «shava«, que significa «cadáver«, y «asana«, que significa «postura«. A primera vista, savasana puede parece tan simple como acostarse en el suelo, pero es mucho más profundo que eso. Es una postura que nos invita a soltar todo esfuerzo y a sumergirnos en un estado de relajación y conciencia plena.

El savasana suele practicarse al final de una clase de yoga (a veces también como transición entre algunos asanas) proporcionando un momento para que el cuerpo integre y procese todo lo que ha experimentado durante la práctica. Es un momento para que conectemos profundamente con nosotros mismos. Pero es mucho más que un simple descanso al final de una clase de yoga. Es una postura que nos enseña sobre la rendición, la paciencia y la autoobservación. Nos recuerda que, al igual que en la vida, a veces el trabajo más importante no es el más activo o visible. A veces, simplemente estar, sentir y observar es donde ocurre la verdadera transformación.

¿Cómo se realiza el Savasana?

Cómo realizar el Savasana o postura del cadáver.

Para entrar en savasana, uno debe acostarse boca arriba en el suelo, con las piernas ligeramente separadas y los brazos a los lados del cuerpo, con las palmas hacia arriba. Los ojos están cerrados y la respiración es natural y relajada. El objetivo es liberar toda tensión en el cuerpo y la mente, permitiendo que cada parte descanse por completo.

Los Beneficios de la Práctica del Savasana

Beneficios de la práctica del Savasana.

A pesar de su aparente simplicidad, la postura del savasana ofrece múltiples beneficios a nivel físico y mental:

  • Relajación profunda: Ayuda a activar el sistema nervioso parasimpático, que es responsable de la respuesta de «descanso y digestión» en el cuerpo. Esto promueve la curación, reduce el estrés y mejora la función inmunológica.
  • Integración: Después de trabajar el cuerpo a través de diversas posturas y prácticas de respiración, savasana permite que todo se asiente. El cuerpo tiene la oportunidad de procesar e integrar los beneficios de la práctica.
  • Autoconciencia: Tener un momento de quietud nos brinda la oportunidad de sintonizar con nosotros mismos, notar nuestras sensaciones y conectar con nuestra intuición.
  • Mejora la concentración y la claridad mental: Al practicar la quietud y la relajación consciente, la mente se vuelve más clara y enfocada.
  • Reducción del estrés: La profunda relajación experimentada en savasana puede reducir la producción de hormonas del estrés, promoviendo una sensación de calma y bienestar.

Si bien la postura puede parecer fácil, muchas personas encuentran que savasana es uno de los asanas más desafiantes. Esto es debido a que requiere una completa rendición y relajación, lo que resulta complicado para muchas personas que son muy inquietas o nerviosas Los pensamientos pueden surgir, las emociones pueden brotar y el cuerpo puede sentirse inquieto.

Este motivo es precisamente el que hace el savasana una práctica tan valiosa y esencial. Nos da una oportunidad para enfrentar y procesar lo que surge, en lugar de huir o distraernos de ello. Con el tiempo y la práctica, podemos aprender a rendirnos más profundamente y a encontrar una verdadera sensación de paz y conexión.

El Savasana en el Yoga Nidra

El Yoga Nidra es un estado de conciencia entre la vigilia y el sueño.

Yoga Nidra, a menudo llamado «sueño yóguico consciente«, es una técnica de meditación que busca llevar al practicante a estados profundos de relajación y conciencia, incluso mientras se encuentra en el umbral entre la vigilia y el sueño. El savasana es la postura principal utilizada en esta práctica, y su importancia es vital.

En esta práctica yóguica, el savasana se convierte en el portal que facilita la transición de la conciencia ordinaria a estados más sutiles y profundos. Es en este espacio donde el practicante puede acceder a capas más internas de la mente, trabajar con intenciones (sankalpa) y experimentar una profunda sanación interior.

La relajación en savasana no es pasiva. Es una relajación activa y consciente. En el Yoga Nidra, esta relajación se profundiza sistemáticamente. Se guía al practicante a través de diferentes partes del cuerpo, liberando tensiones y permitiendo que cada zona descanse plenamente. A medida que el cuerpo se relaja en savasana, la mente sigue. Las distracciones externas se desvanecen, y la conciencia se dirige hacia el interior. En este estado, el practicante es más receptivo y susceptible a las influencias positivas de la práctica.

En el profundo estado de relajación alcanzado a través de savasana, las barreras habituales entre la mente consciente y subconsciente se vuelven más permeables. Esta accesibilidad al subconsciente permite trabajar con patrones de pensamiento arraigados, liberar traumas y establecer intenciones o sankalpas que pueden influir en nuestra vida de manera significativa y positiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio