¿Qué es el Yoga Tántrico? Tipos y Características

El Yoga Tántrico abarca diferentes tipos de yoga.

El yoga tántrico abarca diferentes tipos de yoga cuyo objetivo es equilibrar y aprovechar las energías del cuerpo y la mente para alcanzar la iluminación espiritual. Tiene sus raíces en las tradiciones tántricas del hinduismo y el budismo, y suele hacer especial hincapié en las dimensiones energéticas sutiles de la práctica yóguica. Al encarar el tantra, es fundamental entender que, lejos de ser simplemente una práctica, es un sistema filosófico que se entrelaza con métodos prácticos, específicamente diseñados para propiciar una profunda transformación espiritual y personal.

Características de los Yogas Tántricos

Los sietes chakras son un mapa para el autodescubrimiento y la conexión con nuestra esencia.

Existen diferentes tipos de yoga tántrico, cada uno de ellos con diferentes prácticas y enfoques, pero que comparten ciertos aspectos comunes que definiremos a continuación.

Energía

La práctica de los yogas tántricos se concentra intensamente en la comprensión, manipulación, y elevación de las energías internas. A diferencia de ciertos sistemas espirituales que pueden enfocarse más en la renunciación o en la transcendencia del mundo físico, el tantra abraza el mundo material y las energías corpóreas como un medio hacia la elevación espiritual. El control y la sublimación de la energía, particularmente la energía kundalini, es un aspecto central.

Kundalini: La Energía Divina

La energía Kundalini es visualizada típicamente como una serpiente enroscada en la base de la columna vertebral, y es interpretada como una forma de energía divina y creativa que reside latente en cada individuo. El despertar de esta energía y su ascenso a través de los chakras (centros energéticos) es una característica definitoria de muchas prácticas tántricas y, de hecho, es la esencia de Kundalini Yoga.

Chakras: Centros de Energía Vital

Los chakras, distribuidos a lo largo del eje central del cuerpo, desde la base de la columna vertebral hasta la corona de la cabeza, son vistos como vórtices de energía que gobiernan aspectos específicos de la salud física, emocional y espiritual. La práctica tántrica involucra el despertar y la elevación de la kundalini a través de estos chakras, purificándolos y unificando la energía en el chakra superior, Sahasrara, asociado con la conciencia pura y la unión con lo divino.

El Arte del Control Energético

El control sobre las energías sutiles es un pilar del tantra y se logra a través de diversas técnicas y prácticas, como pranayama (control de la respiración), mudras (gestos simbólicos), bandhas (cierres energéticos) y la meditación. Al aprender a gobernar y dirigir estas energías, el practicante puede alcanzar estados elevados de conciencia y desencadenar transformaciones espirituales y físicas.

Tantra: Un Camino hacia la Liberación

Aunque el yoga tántrico pone un énfasis especial en el control y la transformación de la energía, es esencial reconocer que su objetivo final es Moksha, o liberación/libertad espiritual. Aquí, la liberación es vista no como una negación del mundo material, sino como una realización de la verdadera naturaleza del Ser, una conciencia que pervive y que es inmutable, eterna y llena de bienaventuranza.

La Transformación a través de la Práctica

La práctica tántrica no es simplemente una teoría para ser entendida intelectualmente, sino un camino para ser caminado y experimentado. A través de la práctica, el yogui tántrico ( busca transformar cada aspecto de su ser, integrando la mente, el cuerpo y el espíritu en un viaje hacia la realización. Este viaje no excluye ninguno de los aspectos de la vida humana, sino que busca sacralizar cada acción, cada pensamiento y cada momento.

Tipos de Yogas Tántricos

Los chakras están estrechamente relacionados con el prana y la energía Kundalini.

Tantra Yoga

Surgido de las antiguas filosofías tántricas hindúes y budistas, el Tantra Yoga trasciende los límites convencionales, integrando las dimensiones física, mental y espiritual. Es un viaje experiencial hacia el interior de uno mismo, explorando, comprendiendo y unificando las dualidades inherentes a la existencia, como Shiva y Shakti, los principios masculino y femenino, respectivamente.

El camino tántrico hace hincapié en la sacralización de todos los aspectos de la vida, considerando los mundos material y espiritual como componentes entrelazados y esenciales del camino espiritual. En el Tantra Yoga, los practicantes utilizan rituales, cantos de mantras, meditación y, a veces, visualizaciones complejas, que sirven para invocar y armonizar energías, fomentando una transformación que es a la vez profunda y elevadora. El objetivo no es sólo la iluminación personal, sino también el florecimiento de la compasión y la conciencia universales, y el reconocimiento de lo divino en todos los aspectos de la vida.

El Tantra Yoga empuja a los practicantes a abrazar y transmutar todas las experiencias humanas en crecimiento espiritual, dirigiendo cada acción, emoción y pensamiento hacia lo divino. Despliega un camino en el que el practicante busca experimentar la unión definitiva: la fusión de la conciencia individual con la conciencia universal, engendrando un estado en el que el yo se disuelve en las infinitas extensiones del cosmos divino. A través de la práctica, el yogui danza con los pulsos rítmicos de la energía cósmica, floreciendo en un estado de armonía absoluta, amor sin límites y éxtasis espiritual desenfrenado, haciendo del Tantra Yoga un camino profundo y completo dentro del amplio conjunto de tradiciones yóguicas.

Kundalini Yoga

El Kundalini Yoga, una vía destacada dentro de las prácticas tántricas, gira en torno al despertar de la energía Kundalini. Esta energía profunda y latente simboliza el potencial espiritual que reside en cada individuo. El Kundalini Yoga incorpora asanas (posturas físicas), pranayama (control de la respiración), meditación y recitación de mantras como componentes integrales, todos empleador para elevar y liberar la energía Kundalini latente.


La práctica es una metáfora del proceso alquímico, que transforma las energías físicas básicas en una esencia espiritual refinada. Está profundamente arraigada en la sabiduría esotérica de los antiguos sabios y se entrelaza con lo místico, trascendiendo lo físico para ahondar en las profundidades de la evolución espiritual. El aspecto tántrico enfatiza la unión de Shakti (energía Kundalini) con Shiva (conciencia universal), simbolizando la forma más elevada de unidad y realización yóguica. Este yoga de transformación y liberación energética personifica un viaje de lo mundano a lo sacrosanto, despertando los potenciales latentes y alimentando un estado de ser armonioso e iluminado.

Hatha Yoga

El Hatha Yoga, aunque asociado principalmente a la práctica física, especialmente a los asanas o posturas, en su forma clásica está profundamente entrelazada con los principios esotéricos y tántricos que exploran los misterios de nuestra anatomía energética. El Hatha Yoga une armoniosamente «ha» (sol) y «tha» (luna), simbolizando el equilibrio de energías opuestas dentro del cuerpo y la mente. La práctica aspira a equilibrar Ida y Pingala Nadis, los canales de energía sutiles asociados a las energías lunar y solar, respectivamente, facilitando el flujo sin obstrucciones de Prana a través de Sushumna Nadi, que se sitúa en la columna vertebral.

Involucra no sólo al cuerpo sino también a las capas más sutiles de nuestro ser a través de prácticas como los Asanas (posturas corporales o esquemas físicos), Bandhas (bloqueos energéticos) y el Pranayama (control de la respiración) para manipular, dirigir y armonizar la energía interna. Sirve como potente vehículo de transformación y elevación, transmutando la energía física en una vibración espiritual más elevada, y actúa como etapa preparatoria para prácticas meditativas más profundas.

Mantra Yoga

El Mantra Yoga se centra en la utilización de mantras -sonidos, palabras o frases sagradas- para influir en la conciencia y la energía hacia la elevación espiritual. En el tantra, cada sonido está impregnado de una frecuencia vibratoria palpable que tiene la capacidad de alterar las realidades internas y externas. El Mantra Yoga se convierte así en un recipiente a través del cual los practicantes emplean el sonido para mediar en su interacción con el cosmos, alineando y sintonizando su energía con las vibraciones universales.

La práctica del Mantra Yoga implica el Japa, la repetición de estos mantras, para profundizar en los estados de concentración, inducir la transformación y establecer un canal entre el practicante y las energías divinas. La pulsación rítmica del mantra impregna el ser del practicante, purificando, armonizando y elevando su conciencia, entrelazando a la perfección lo finito con lo infinito.

Nada Yoga

El Nada Yoga es una práctica meditativa que vincula estrechamente al aspirante con las vibraciones subyacentes del universo, conduciéndole hacia un profundo silencio interior y hacia la unidad con la resonancia cósmica. En el tantra, donde lo material y lo espiritual están entrelazados, el Nada Yoga percibe el sonido no sólo como un fenómeno auditivo, sino como un medio para tocar de forma experimental las vibraciones divinas que impregnan toda la existencia.

Las tradiciones tántricas utilizan el sonido como vehículo para navegar por los reinos energéticos sutiles, empleando tanto sonidos externos (Ahata Nada) como vibraciones internas y sutiles (Anahata Nada) para sintonizar la conciencia del practicante con el ritmo cósmico.

Kriya Yoga

Arraigado en la sabiduría ancestral, el Kriya Yoga une el control de la respiración (pranayama), los bloqueos energéticos (bandhas) y los puntos focales meditativos (dharana) para guiar hábilmente la energía vital (prana) a través de los canales energéticos (nadis) del cuerpo sutil. La aplicación meticulosa de las kriyas sirve para purificar, refinar y elevar la energía del practicante, facilitando así el despertar y la ascensión de Kundalini shakti a través del Sushumna nadi.

Laya Yoga

«Laya«, se traduce como «disolución» o «absorción«. El Laya Yoga fomenta un desvanecimiento sistemático del yo egoico individual, permitiendo al practicante fundirse armoniosamente con el ilimitado Ser universal. Arraigado profundamente en las doctrinas tántricas, el Laya Yoga va más allá de las meras prácticas físicas, invitando a los yoguis a atravesar los reinos sutiles y místicos de su ser interior, navegando con gracia a través de las capas del yo, hacia la realidad suprema.

En la práctica del Laya Yoga, los yoguis se adentran en las profundidades de sus chakras, los vórtices energéticos a lo largo de la columna vertebral, aplicando técnicas para disolver los granthis, o nudos psíquicos, que obstruyen el libre flujo de la energía pránica a través del nadi sushumna. Mediante la meditación, el canto de mantras y el trabajo energético, cada chakra se despierta, equilibra y armoniza, fomentando un ascenso sin obstáculos de la energía Kundalini desde el chakra base hasta la coronilla.

Referencias Bibliográficas

  • Woodroffe, J. (1971). Introduction to Tantra Sastra. Ganesh & Company.
  • Feuerstein, G. (1998). Tantra: The Path of Ecstasy. Shambhala Publications.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio